18 junio , 2024
18 junio , 2024
23.3 C
San Juan

Agustín Bustos (Isca Yacú): «Le pongo el pecho a las balas»

El DT honorífico de Isca Yacú reflexionó sobre la situación actual del elenco de la Villa del Carril. Una realidad que no pasa inadvertida y se vio reflejada en los resultados en la Primera División del Nivel 1 Masculino.

Aún resuena el festejo del Campeón del Apertura 2021 del Nivel 2. Encontrar estacionamiento el pasado 6 de septiembre en la General Paz, fue más que una odisea de dar vueltas a varias manzanas en esa final ante Del Bono. Ambos elencos buscaban el título que sería el puente para el ascenso. Lo logró Isca Yacú, que esa noche hizo pesar la localía y se mostró sólido para dar otro paso. Meses después, se metió en el cuadrangular final del Clausura y junto a UVT entraron por la puerta grande al máximo nivel del básquet local. De la gloria, pasaron a la desazón por la espera tras un inhabilitación a la emblemática institución sanjuanina, a la que los dirigentes están enfrentando el compromiso con la camiseta puesta.

Agustín Bustos expresa algo más que amor por los colores del histórico Isca. Un sin fin de torneos en los que la naranja fue, sin dudas, su mejor espejo. Por estos días, con experiencia de sobra, dirige las categorías inferiores de Isca Yacú, el club de sus amores y el que ocupa un lugar importante en su corazón, por eso, también se ocupa ad honorem de la Primera División del Nivel 1 Masculino, mientras espera que las puertas se reabran y el mosaico vuelva a brillar.

«He nacido, he crecido y estoy envejeciendo en ese club», expresó con la voz quebrada Agustín Bustos, cuando se le reconoció el esfuerzo tras hacerse cargo del equipo de la Primera División en el Nivel 1 Masculino. «No me queda otra, porque estaban sin técnico. Yo, me encargo de las Divisiones Inferiores, con las que el campeonato pasado jugamos una final con los U17 y salimos subcampeones», agregó pausado y pensante en la trayectoria recorrida.

La realidad que hoy atraviesa la institución de la calle General Paz, que no cuenta con una cancha para entrenar hasta que complete las habilitaciones correspondientes, desencadena otras situaciones adversas, como por ejemplo, los jugadores de las divisiones menores y el femenino se reúnen en un playón sobre calle Nuche, que comparte con otros deportes, como el futsal. Pero el tiempo es insuficiente, por lo que los del Nivel 1 quedan sin horario para la práctica, lo que conlleva que solo se reúnan minutos antes del partido que van a disputar.

Con todas en contra, el plantel defendió el honor en la fase regular del Torneo Apertura 2022, luego del ascenso en diciembre pasado. Si bien no pudieron cosechar algún resultado positivo, fueron de menos a más mejorando en el tablero. «Si me preguntan cuál fue el quiebre, no lo sabría responder», comentó Bustos. Hacer un balance de lo acontecido a este tiempo, es inevitable y el reconocido entrenador del básquet local no pudo ocultar ese sentimiento que le corre por las venas: «Tuvimos la mala suerte que nos clausuraron la institución y eso nos sacudió a todos. Le pongo el pecho a las balas, como se dice porque yo amo a este club».

Isca Yacú completó la fase regular del Apertura 2022 ante Lanteri.

Al no disponer de un espacio dedicado a la práctica exclusiva con los horarios extendidos, como fue en otras épocas los niños no asisten en su mayoría. «Lo que lamento mucho es la falta del Minibásquet, Premini, que habíamos cosechado un montón de pibes, eran arriba de cien con las formativas. Pero aquí estamos, queriendo recuperar a esas categorías», manifestó convencido que tras la habilitación, el club retome las actividades de la mejor manera.

Por el momento, y al no tener cancha, los números no cierran para los dirigentes de Isca Yacú. Sin poder cobrar las cuotas societarias y al no tener la posibilidad de cobrar entradas, todo se hace cuesta arriba. «Los jugadores, ponen el dinero para los árbitros, porque no queremos tener deudas», explicó Bustos para justificar el esfuerzo codo a codo que hace cada uno de los integrantes del plantel.

Ahora, Isca Yacú deberá afrontar el pentagonal por el descenso, el primero del certamen, pensado en la segunda parte del año, el Torneo Clausura. «Creemos que vamos a reagrupar el equipo de refuerzo, que está en el Nivel 3, con el del 1», dijo el DT apostando fortalecido a un nuevo desafío. «Lo más importante para nosotros es que nos habiliten la cancha, porque sin ella no podemos hacer nada, desde entrenar a planificar un torneo. Queremos que el club vuelva con las actividades», recalcó Agustín Bustos, quien sabe defender el estandarte de la institución que llenó varias páginas para el deporte sanjuanino.

Adrián Castillo: «Estamos todos los días a full»

El Tesorero de Isca Yacú agradeció a cada uno de los padres que siguen apoyando a este proyecto, porque el Club tendrá siempre por quién sostenerse: sus jugadores. También, aclaró que desde la Municipalidad de la Ciudad de San Juan están obrando para lograr las habilitaciones lo antes posible, por lo que se está trabajando al pie de la letra. «Por un lado, tenemos un balance positivo. Porque la mayoría de los juveniles y el femenino han continuado a pesar que no podemos usar la cancha, que la tenemos clausurada», aclaró el dirigente.

El playón ubicado en calle Nuche es el tentempié de Isca Yacú, al menos para reunir por un par de horas a los jugadores de las diferentes categorías bajo la dirección técnica de Agustín Bustos. «Quizás, en la Primera sufrimos las mayores bajas, por eso nos preocupa y nos ocupa el mantener a Isca en el Nivel 1, que tanto les costó a los chicos y al club, porque no es solo el esfuerzo de la Primera, sino de la institución en formar las inferiores», reconoció Castillo sobre uno de los requisitos para alcanzar ese nivel. De ahí, las consecuencias que se desencadenan, como un presupuesto económico que no alcanza para cubrir las necesidades del club. «Al estar clausurado, no tenemos ingresos, por ejemplo de las entradas cuando se juega de local, lo que era una fuente muy importante y nos afecta económicamente, por eso le ponemos pilas para seguir a flote».

Con los objetivos claros, Adrián Castillo le dedica varias horas al día a su segunda casa. Él, junto a su esposa Cintia y los padres que se sumaron para sacar adelante a Isca Yacú tienen puesta la esperanza en las soluciones. «Nos pesa una clausura comercial por un error de expresión, porque en realidad se había prestado la cancha, y empezamos con las habilitaciones de bomberos, municipalidad, salud pública» manifestó el tesorero que acompaña al equipo en todas sus actuaciones. «Estamos trabajando para que salga lo antes posible. Recibimos un subsidio de la Nación, con el que estamos comprando materiales para hacer todo el trabajo eléctrico. Estamos todos los días a full, le dedicamos mucho tiempo junto a Cintia, mi esposa y los papás que se han sumado para participar dentro de este proyecto y poder sacarlo adelante».

PH: Luis Guzmán https://www.instagram.com/luis.guzmanfotografia/

Las Más Leídas